marzo 17, 2011

Alumbramientos: Japón, te pongo a disposición mi corazón


ALUMBRAMIENTOS: Japón te pongo a disposición, mi corazón (Miguel Muñoz)Japón es como un buen libro de donde aprender. Quedó prácticamente  devastado después de la segunda guerra mundial; no obstante,  y a pesar de ser un pais con escasos recursos naturales y poca superficie(es más pequeño que los estados Bolívar y Amazona juntos), logró con su tesón y empeño la recuperación.  Cuenta con 126 millones de habitantes, los 10 bancos más grandes del mundo,  el índice educativo y de longevidad más alto del mundo, el índice de criminalidad más bajo del mundo y su producto nacional es igual a lo que producen Francia, Italia y España juntas. Hoy Japón está adolorido y siento  ese dolor en  mi corazón… Parte de lo logrado se les ha venido abajo. Hay que ver el empeño que le pusieron para llegar a ser lo que son y que hoy, en parte, se les ha destruido; no obstante,  volverán a resplandecer  gracias a su capacidad extraordinaria de asimilación y de resiliencia, que en lo que a mi respecta me deja una enseñanza: ver al mundo de manera cambiante, vibrante, y me invita como humano que cree en Dios (porque a mi juicio creer en Dios da sentido y objeto a la vida), a aceptar las improntas de la naturaleza y continuar la vida… Japón y el trabajo en equipo. Desde que me inicié en la Cámara Junior, en todas mis actividades profesionales, empresariales y gremiales he sido un competidor y lo que he logrado ha dependido fundamentalmente de mi preparación y de mis circunstancias. Hoy, con lo de Japón, se ha elevado de manera exponencial mi valoración por el trabajo en equipo y, por ello, en vez de competir prefiero, de corazón, poder brindar mis esfuerzos para complementar y poder alcanzar una visión compartida en el medio donde me desenvuelvo… El poder transformador de los japoneses. No es cuento, lo supe desde hace mucho tiempo de personas sin prejuicios, de jóvenes  de la Cámara Junior del Zulia deseosos de realización y de aprender de los mejores, ellos tuvieron la dicha de conocer  Japón y concretar ese sueño: Giancarlo Piletti, Fernando Delgado, Fernando Sánchez, Pedro Montiel, Elayne Nucette. El relato de sus experiencias está aún en la mente de muchos, y gracias a las maravillas vividas y compartidas por ellos, nos quedó parte de esa vivencia. Con seguridad, todos están atentos y también con el corazón dolido…Desafiando  la inteligencia y  la capacidad de reflexión. Por favor  supongan que ante lo ocurrido en Japón le pidiéramos a los japoneses, en un acto de solidaridad y de hermandad, que se vengan para Venezuela y que en contrapartida nos ayudaran a ordenar nuestro pais, teniendo en cuenta que aquí tenemos espacio suficiente para albergarlos y además contamos con recursos naturales como petróleo, hierro, oro, bauxita, tierras fértiles, costas y tantas cosas mas en las cuales pudieran utilizar su creatividad y esfuerzo laboral. ¿Qué creen ustedes que pasaría? ¿Seguiríamos igual, empeoraríamos o mejoraríamos?… Otro desafío. Supongan que los japoneses decidieran venirse y muchos de ellos deciden establecerse en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, y como para empezar a familiarizarlos les diéramos un paseíto por Tía Juana, Lagunillas y Tasajeras, y les mostráramos el Muro de Contención. ¿Qué creen ustedes que pasaría? ¿Seguirían de largo como acostumbran muchos de nuestros gobernantes venezolanos o le pondrían el ojo e invitarían a un estado de gran alerta? No sé cuál será su respuestas ni en base a qué decidirán, si con apego al nacionalismo, a la  intuición o  a la razón. Yo les confieso, sinceramente, que decido con el corazón. Japón te pongo a disposición, mi corazón…
Miguel Muñoz/ munozmiguel5@hotmail.com

1 comentario:

Natalia dijo...

Miguel: muy bueno tu articulo.

Publicar un comentario en la entrada